miércoles, 22 de junio de 2016

10 grandes errores en el MTB





1.- Las bicicletas son para el verano
Qué gran error. En ningún sitio está escrito que las bicis sean más adecuadas para tal o cual época del año. En el resto de Europa nuestros vecinos montan, corren y compiten en bici todo el año. El ciclocross es un deporte nacional en países como Holanda o Dinamarca (y se corre en invierno), y la lluvia no impide que el Reino Unido tenga los mejores descenders del continente, después de los franceses. Por lo tanto, no hay excusas para dejar la bici en invierno, a menos que la cambies por otro deporte apasionante, como el ski o el snow.

2.- Lo más caro es lo mejor
Uno de los errores más comunes es confundir precio con calidad. No es necesario empeñarse hasta las cejas para disfrutar del MTB. A no ser que seas un biker muy veterano y con muchos kilómetros, no vas a notar la diferencia entre una bici de 500 euros y otra de 4.000. Si lo que estás es probando, te basta con una bici de primer precio para empezar a ver si te gusta o no el MTB. Todos hemos empezado así, y si realmente lo quieres y disfrutas, ya tendrás tiempo de gastarte todo tu dinero en un maquinón. Lo único peor a comprarse una bici mucho más cara de lo que necesitas es no utilizarla luego.

3.- No utilizar el freno delantero
Todavía hay muchos bikers que temen frenar con la rueda delantera porque piensan que van a salir por encima del manillar. Lo cierto es que cuando frenamos, el freno delantero es el responsable al 90% de la frenada. El secreto está en tener bien ajustados los frenos de forma que no frenen en seco y nos "vayamos de morros" al suelo.

4.- Los frenos no tienen que bloquear la rueda para frenar bien
Relacionado con el punto anterior, hay quien piensa que unos buenos frenos han de bloquear la rueda por completo. Es un error, ya que incluso en el sistema de los coches (el famoso ABS), lo que se intenta es que las ruedas no se bloqueen. Un buen freno será aquel que frena sin bloquear la rueda, modular y progresivamente, sin perder el contacto con el suelo en ningún momento.

5.- Las bicis se perfeccionan gracias al cross country
Si el cross country de competición fuese responsable del desarrollo de las bicis que montamos, todavía estaríamos con bicis rígidas. Las carreras de cross country están plagadas de bicis estilo años 80: rígidas, incómodas e inspiradas en las de ciclocross, mientras los aficionados cada vez tienen más bicis de rally con suspensión. Los corredores de Descenso tienen más influencia en el diseño y la tecnología de las bicis que los de cross country.

6.- Mejoraré la bici más adelante
Muchos justifican el comprarse una bici barata pensando que más adelante podrán mejorar los componentes: horquilla, grupo, etc. Es un error, porque siempre es más inteligente y más barato comprar la bici con todos los componentes que quieres a la primera y de una vez. Evidentemente, es mucho más caro adquirir piezas por separado en una segunda vez. Si te lo puedes permitir!

7.- Soy demasiado viejo para el MTB
No hay excusas. Hay más posibilidades de desarrollar problemas de salud relativos a la edad si dejas de montar en bici. Si no, mirad a Tinker Juarez, Rishi Grewal y todos los ex del circuito de la Grundig que ahora ganan las carreras de 24 horas. Hacia los 28-30 años es cuando un individuo alcanza su plenitud de forma y rendimiento físico, pero después se mantiene unos años y va menguando progresivamente. Vamos, que no hay excusas para dejar la bici a menos que se caiga el mundo (y aún entonces se podría hacer descenso!)

8.- Tu bici es "Made in America"
No te confundas. Cada vez hay más bicis (salvo unas pocas, poquísimas excepciones) que se hacen en Taiwán, aunque aparezca la correspondiente banderita americana en el cuadro. El "made in the USA" es un privilegio raro de algunas bicis (que no marcas), y no es lo mismo que otras calificaciones como "engineered in America", "designed in America", etc. Eso significan que están hechas en las -por otra parte- avanzadísimas factorías de los chinos comunistas disidentes que se fueron a Taiwán. Lo mismo pasa con las españolas, claro.

9.- Tu bici está diseñada para durar por siempre jamás
Porque tenga garantía de por vida no hay razón para pensar que tu bici no va a romperse nunca. El fabricante se compromete a garantizar de por vida su cuadro, a veces en un simple intento de vender más, pero la ley básica es que hay que cuidar la bici tenga garantía o no.

10.- La suspensión tiene que estar blanda para que trabaje
Depende. No tiene que estar ni blanda como la mantequilla ni dura como una piedra. Cada sistema de suspensión requiere una presión concreta para que funcione como el fabricante ha diseñado.